CÁLCULO DE HONORARIOS PARA TUS OFERTAS DE ARQUITECTURA

LO QUE DEBES SABER PARA CALCULAR HONORARIOS DE UN PROYECTO DE ARQUITECTURA!

Lo que nadie te explica sobre el cálculo de honorarios para un proyecto de Arquitectura, es que todas las que puedes encontrar son realmente absurdas…

Cuando te presenten herramientas sofisticadas de cálculo de honorarios, modelos estandarizados, lo mejor que puedes hacer es no hacerles ni caso, olvídalos.

Es mejor no entrar en el absurdo juego de “a ver quién ajusta más los honorarios para llevarse el encargo”.

El único modelo que se establece como objetivo real para un buen cálculo de honorarios, es el que incluye todas las variables que cada profesional requiere con un rango de precios suficientemente flexible como para que contraten tus servicios o compren tu producto.

Solo ofreciendo un abanico extenso de servicios, podrás darle al consumidor el poder de decisión y por tanto escoger lo que mejor se adapta a sus necesidades y posibilidades.

Si ofreces únicamente café solo, únicamente venderás cafés solos.

No te infravalores, si la media de honorarios de arquitectura que están cobrando otros despachos o arquitectos por dicho trabajo es 6, apúntate al club de los 5 ‘s.

A nivel de experiencia, hace un tiempo que abrí este despacho y he cometido todos los errores que te he descrito anteriormente:

Error 1: Creer que todos valemos lo mismo y que todos los servicios valen lo mismo.

Este es el típico error de uno cuando empieza por cuenta ajena a enviar presupuestos y honorarios. 

Consultar las tablas de coeficientes del Colegio de Arquitectos y aplicarlos draconianamente, como si todavía estuvieran vigentes y no existiera una “Ley de libre mercado”. Lo cual no significa que pueda ser una fuente de orientación.

En este enlace podéis encontrar los módulos que se han fijado los últimos años por el COAC.

Abandona esta práctica cuanto antes, únicamente conseguirás infravalorar y perder todas las ofertas de honorarios que envíes.

Error 2: Poner los precios que a ti te apetecen.

A todos nos encantaría poder decidir cuánto cobrar, y si estás en el punto de poder hacerlo sin perder clientes debido a ello, perfecto.

Ahora habría que hacer la práctica para encontrar ese 0,0001 % de profesionales.

Evidentemente hay que hacer un análisis de mercado y saber dónde se encuentra en el momento actual el precio medio, tener una lógica razonable de lo que realmente vale un proyecto. 

No cobraba lo mismo un arquitecto hace 50 años a lo que cobra hoy.


Cada momento es decisivo y depende de numerosos factores que intervienen en su revalorización.

Error 3: Calcular tus honorarios mediante el número de horas que le vas a dedicar.

La mejor manera de tirar tus precios. 

Únicamente he utilizado este método para trabajos puntuales, de poca carga. 

Si realizamos el cálculo real para un proyecto de una vivienda unifamiliar, a modo de ejemplo, veréis que dista enormemente de los honorarios reales que se está cobrando la media de los profesionales.

Error 4: Calcular los costes y gastos que te supone.

El típico método facilón que te permite hacer una valoración estimada de cuanto supone para ti el gasto de realizar un proyecto de arquitectura (con tu plataforma y sus necesidades), añadiendo “algo” para conformarnos.

Este es el modelo que estanca los estudios impidiendo un crecimiento ambicioso pero real.

Te dejo algunos pasos para que puedas determinar cuáles pueden ser “tus” honorarios para un proyecto de arquitectura:

Paso 1: Analiza los servicios que quieres ofrecer y encuentra un rango de precio.

Para determinar cuál puede ser tu abanico de servicios, primero te recomiendo que analices bien tu entorno, sus webs y sus rangos de precios.

No te dejes engañar por los que te hacen creer “A” para que caigas en su juego y luego actuar con “C” para llevarse el pastel.

Paso 2: Determinar dentro de tu rango de precios, el precio de cada servicio.

Dependiendo de tu estrategia y tu valor, deberás establecer un precio a cada servicio que quieres ofrecer, siendo este flexible a lo largo del tiempo. Lo que no podemos hacer es ser estáticos. El mercado y cada vez más, tanto los mercados, como sus consumidores son dinámicos. 

Para poder poner un precio / porcentaje de cada servicio debes conocer las fases de un proyecto de arquitectura.

Aquí tienes un link con las fases del proyecto de arquitectura.

Por esta razón, aquí lo que tienes que tener muy en cuenta es que la flexibilidad que le des a tu rango de precios siempre deberá ir en aumento, ya que siempre ofrecerás un servicio de mayor calidad.

Paso 3: No es una cuestión de dinero, es una cuestión de ilusión.

Tendrás que ponerte en la piel de tu cliente, y venderle lo que realmente estás haciendo.

La gran pregunta que tienes que hacerte en este apartado es: ¿sabes bien realmente que estás vendiendo?

Vendes la ilusión de un proyecto, la profesionalidad de un buen servicio, la capacidad resolutiva de posibles problemas que puedan surgir en el proyecto, la certeza de que su estado final será únicamente uno: estar satisfecho contigo.

Una vez tengas estos 3 sencillos pasos en cuenta para realizar tus horarios de arquitectura, entonces estarás en condiciones de hacer un buen análisis de tu cliente, y entonces habrás cogido delantera.

Paso 4: Ofrécele lo que esté dispuesto a pagar.

Seguramente no seas el primero de la lista, tu cliente ya debe tener una cifra aproximada de lo que cuesta un proyecto de arquitectura y es por esto que sabe por que aguas nos movemos.

Lo único que hay que saber del cliente es ¿cuánto está dispuesto a pagar?, o ¿cuánto puede pagar?.

Una vez tengas en tu poder esa cifra, podrás ofrecer tus servicios que como ya hemos indicado cada uno tendrá su rango de precios.

Si su precio está dentro de tu rango = ACEPTAS EL PRESUPUESTO DE TU CLIENTE Y ADELANTE!

Si su precio está fuera de tu rango = NEGOCIA, y si aun así no llegáis a un acuerdo para que entre en TU rango, RECHAZA el proyecto, el siguiente acabará entrando.

Con esto simplemente estás indicando lo que es, un presupuesto que no se adecua al servicio que ofreces.

Esta posición ha de quedar clara: no ofreces un servicio demasiado caro, ofreces un servicio que no todo el mundo está dispuesto a pagar.

Para cualquier consulta que tenga, no dude en dejar un comentario, llamarme o enviarme un correo, estaremos encantados de ayudarle en lo que sea.